La Felicidad, en realidad no cuesta nada!!!

La felicidad, por qué nos complicamos?!?

Cuando pensamos en ser felices, en el ideal de la felicidad, nos imaginamos un mundo de grandes sacrificios, de muchas decepciones en el camino, nos imaginamos algo que en muchas ocasiones nos parece imposible. La realidad es que la felicidad no cuesta tanto, es simple y es esa simpleza la que debemos entender y aplicar…

Amigos

 

 

El Reino de los Cielos

En sus días sobre la Tierra como ser humano, Jesús predicó entre muchas otras cosas, el Reino de los Cielos como el destino final de nuestra jornada de vida.

Con sus enseñanzas nos marcó el camino a seguir.  Nos decía frases como:

Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos

nos animaba a amarnos los unos a los otros:

Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado

le daba esperanza a los menos afortunados:

“Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos”

y a veces hasta nos daba mensajes muy fuertes:

es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos”  (tomar en cuenta los posibles errores de traducción…)

Lo cierto del caso es que Jesús nos estaba invitando a ser puros como niños, a ser humildes, a amar y respetar al prójimo y a dar y a darse a si mismo.  Logrando eso, estaríamos logrando alcanzar el Reino de los Cielos, y ese Reino, lo alcanzamos en vida, no necesariamente tenemos que morir para llegar allí.

¿Qué tal si entendemos el Reino de los Cielos, como el estado de Felicidad?, si lo vemos bien, al lograr alcanzar todas esas virtudes que Jesús nos señaló, ¿no estaríamos alcanzando la Felicidad?, por tanto

Felicidad = Reino de los Cielos

Estar en paz, sentirse alegre, regocijarse con los logros de las otras personas, estar atentos a ayudar, tener esas ganas de ver que sucede en el minuto siguiente, en la hora siguiente, en el dia siguiente… son todos síntomas de que estamos alcanzando el Reino de los Cielos, de que estamos alcanzando la Felicidad.

Exito, lo que nos confunde!

Solemos confundir Felicidad con Exito y esto hace que perdamos el norte.  Exito es simplemente lograr los objetivos planteados, es mas bien una etiqueta que marca lo eficientes y/o eficaces que somos.

exito

El éxito puede ser que nos traiga recompensas, de cualquier tipo, económicas, de reconocimiento, de emoción, etc. Incluso, nos da alegría, sin embargo a veces se convierte en un arma de doble filo, pues caemos en la trampa de identificar estas recompensas como elementos de felicidad y que sin ellas, no somos felices.

Recuerda esto, no toda persona exitosa es feliz, pero si toda persona feliz es exitosa!

 

Dar, la llave a la Felicidad

Uno de los principales obstáculos en el camino hacia la felicidad, es el egoísmo.  Si, entre más pensemos y protejamos a ese “yo”, mas lejos estaremos de ser felices.  Estaremos mas estresados por conseguir más, por tener mas que el projimo, por atesorar lo que se ha logrado, por no compartir!!!

dar

Dar, desprenderse, compartir, es lo que realmente nos acerca a ese ideal.  Claro está, que esto no significa que hay que abandonar todo y quedarse en la indigencia, si hay que guardar un balance !!!   Por ejemplo, si entregas la casa en que vives tu y tu familia, le estarías quitando a tu familia el techo donde se cobijan, y eso estaría mal.

Por otra parte, “dar” no necesariamente se refiere al acto de entregar un bien material.  También incluye el dar conocimiento, el dar amor, el dar compasión, el dar ayuda, el dar esfuerzo, el dar y poner a disposición de los demás nuestras habilidades.

Da el 100%, ni mas, ni menos

Muchas veces nos escuchamos decir que daremos el 110%, y eso lo hacemos cuando queremos expresar que daremos nuestro máximo esfuerzo e iremos mas allá.

Lo primero que debemos entender es que no hay mas allá del 100%, esa es la capacidad que tenemos.  No podemos pagar 125 dólares, si solo tenemos 100!, no hay vuelta de hoja, es simple.

Ahora bien, teniendo en mente que el 100% es lo máximo que podemos dar, nos quedan dos posibilidades, o damos ese 100, o damos menos.

Qué sentido tiene medio-entregarse? o reservarse? es como tener un día de verano, soleadito, rico, tener un barril lleno de agua fresca y una piscina vacía que no queremos llenar por que el agua puede que se nos desperdicie… no tiene sentido!!!

sad

Piensa por un momento, cuando vas al trabajo o al estudio, y das menos de lo que eres capaz de dar… ¿no te queda una sensación de vació por dentro? o cuando le enseñas a tus hijos dándoles la totalidad de tu conocimiento y los vez lograr cosas que no sabían y ves en sus caras esa expresión de felicidad, ¿no es mejor que ser mezquinos con el conocimiento y dejarlos que caigan una y otra vez en el proceso, solo porque “para aprender hay que caer”, y con esto verlos sufrir?

¿Que pasa en una relación de pareja, donde no te entregas al 100%?  Sencillamente vives lleno de desconfianza, vives protegiéndote a ti mismo, vives a la defensiva.  La felicidad?  muy largo!!!

pareja triste

 

A darnos! Demos el 100% de nuestras capacidades en cada una de nuestras actividades diarias, en nuestra vida.

Divertirse al 100, si hay que llorar, llorar al 100, trabajar al 100… AMAR al 100!… Entrega, entrega, entrega… y no dejarse nada, entrega….

feliz

Después de todo, es el mas egoísta de los actos, a mas entrego… mas feliz soy. Simple

 

 

 

Comparte en tus redes sociales, abajo encontrarás los botones que te facilitarán la acción.  Igual puedes comentar y aportar tus observaciones!!!

 

Bendiciones!!!