Año nuevo, ¿vida nueva?

Es normal, es más, casi tradicional que a estas alturas del año estamos haciendo una lista, y revisándola dos veces, o hasta tres (cualquier parecido con Santa Claus es mera coincidencia) para determinar nuestros propósitos para el año nuevo.

Año Nuevo

Al día de hoy no tengo claridad de donde nació esta costumbre, ni tampoco es la razón de este breve artículo por lo que no vamos a ahondar en esos detalles.

¿Una lista de propósitos de año nuevo?

La pregunta es ¿para qué hacemos una lista de propósitos para el nuevo año? No me lo tomen a mal, no creo que sea negativo establecerse propósitos, metas, objetivos o como queramos llamarlos, que nos ayuden a avanzar hacia un destino “X”, lo que no me queda del todo claro es el por qué debemos hacerlos con límite anual, y renovarlos cada año. Este es el punto que no logro entender.

Lista de Año Nuevo

Vamos por partes. Si queremos alcanzar algo, un sueño, objetivo, cambio personal o profesional, realmente eso ¿aplica solo para el año por venir? O más bien eso que perseguimos ¿debería ser una meta que sea alcanzable y sostenible en el tiempo? Vamos por los más comunes, si quieres bajar de peso, ¿querés perder peso este año y luego ya no? O ¿prefieres iniciar un camino hacia un peso determinado y poder mantenerte ahí de una manera consistente durante los años que siguen? Exacto, de repente nada tiene sentido.

Mas allá de lo inmediato!

Nos hemos convertido en una sociedad corto-placista, imagino que debemos agradecerle al consumismo, mercadotecnia y a las grandes corporaciones por eso, y nos cuesta más ver a mediano o largo plazo, entender realmente cuales son nuestras metas personales o profesionales y diseñar un plan para alcanzarlas.

Vision Largo Plazo

No te estoy diciendo que sea malo el que te propongas finalmente perder el peso que tanto te ha costado, o retomar las clases de idiomas, o finalizar tu carrera universitaria, o que se yo cuantas cosas más que escribimos o pensamos antes de acabar el año, lo que te invito es a reflexionar seriamente sobre qué cosas quieres alcanzar, personal y profesionalmente y a partir de ahí empezar a trazar un plan para alcanzarlas. Y ahí sí, decide qué pasos quieres o debes tomar en los próximos 12 meses como parte de ese plan.

Esfuerzo continuo, metas claras

Un ejemplo sencillo, si tu meta profesional es, en un plazo de 5 años alcanzar una posición gerencial o de dirección en una empresa reconocida, posiblemente tu primer paso sea retomar tus estudios universitarios, así como ubicarte laboralmente en el mercado que quieres dominar, para que, conforme avanzas en tus estudios, vas aplicando lo aprendido en tu trabajo y vas avanzando, paso a paso hacia tu meta definida.

Plan

A lo largo del plan posiblemente debes reforzar tus conocimientos en otros idiomas, participar de seminarios y conferencias con especialistas que te ayude a reforzar conocimientos, o adquirir nuevos, especialmente de las nuevas tendencias de la industria en que estés.

Y si, posiblemente de camino debes cuidar tu salud, comer saludable, hacer ejercicio, no para verte mejor, o estar más delgado, es que al estar más saludable vas a tener más energía para afrontar agendas cargadas de estudio, mayor capacidad de concentración y enfoque, y menor posibilidad de enfermarse, todo de una u otra forma contribuye.

Ahora bien, este es un ejemplo muy sencillo aplicado a metas laborales, ¿ese es tu sueño? ¿Adónde quieres llegar? Vuelvo al ejemplo que usé en mi artículo sobre la teoría de las necesidades de Maslow, ¿qué tal si tu meta es ser un brillante diseñador de jardines? ¿Qué pasos debes tomar? ¿Por dónde debes iniciar?

Apóyate!

Busca ayuda, consulta con expertos que son tus referentes, es aquí donde el “networking” entra en juego, aprovecha la experiencia de los demás para poder trazar tus metas, para esto puedes buscar un guía, un coach que te ayude a setear esos pasos y poder trazar el camino hacia tu meta final.

Coach

La realidad que vivimos los que ya pasamos los 20, es que el tiempo pasa muy rápido, es normal escuchar a las personas decir, es que el año se fue volando, y aunque nunca es tarde para trazar tus metas y dibujar el camino, por qué esperar?

Animo! Al final de cuentas es tu vida, tus sueños, VALE LA PENA, ¿o no?

 

No olvides de compartir en tus redes sociales o comentar!

 

Bendiciones!