A propósito del fin del mundo (una y otra vez)…

Fin del Mundo, una y otra vez

Leía recientemente el titular de una noticia, donde ante el evidentemente fallido “Fin del mundo” algún experto en la materia explica que la fecha no era la correcta y “define” un nuevo límite final para nuestra existencia.

Fin del mundo

En mis 41 años, recuerdo ya varios intentos fallidos de que nos acabemos, y estoy completamente seguro que hubo una buena cantidad previa a lo que mi memoria puede recordar, ni que decir de adivinos, “profetas” famosos, a quienes les celebramos sus profecías, muchas veces manipulando las palabras externadas para justificar su acierto.

profetas

El engaño y su objetivo

Ahora bien, ¿cual es la necesidad de poner fecha límite? ¿A qué se debe que cada vez más “artistas” – con el respeto de los creadores de bellas artes – se dispongan a profetizar cuando, como y donde terminará nuestro peregrinar por este mundo?

Por más que lo pienso no logro identificar razones, bueno, no es del todo cierto, ciertos líderes de sectas mal llamadas Iglesias utilizan esto como excusa para asustar a sus fieles, y a través de esto ingresar importantes sumas de dinero de personas tratando de comprar su salvación, habrá algunos que lo hacen para por medio del miedo buscar que las personas enderecen su camino, como sucedió en tiempos de las hoy célebres Sodoma y Gomorra – célebres y hoy imitadas por muchos – pero aún los más fanáticos religiosos deben recordar que en la Escritura, el mismo Dios prometió a Noé que no habría otro diluvio, o algún tipo de destrucción masiva del ser humano, promesa que se ha cumplido a pesar de haber merecido eso y más como “humanidad” y pongo entre comillas pues hoy por hoy estamos muy alejados de realmente cumplir con el significado de esa palabra.

fieles

 

Lejos de los fanáticos religiosos, lejos de los atarantados que les gusta causar pánico al anunciar este tipo de cosas, lo que más me sorprende es lo ávidos que estamos a creer semejante cantidad de tonterías, y me contengo de usar un término más fuerte por puro y mero respeto a quienes lean, hoy masificadas por medio de las redes “sociales” que de social no tienen mucho.

¿Qué buscas? ¿Adónde?

Busqueda

¿Será que tenemos tal vacío en nuestro ser, que estamos tan faltos de afecto que nos creemos cuanta estupidez leamos con tal de sentirnos incluidos? No tengo la respuesta, pero es algo digno de pensar, te invito a que te preguntes eso, y de ser afirmativa la respuesta pues ánimo, te aseguro que no estás solo y puedes encontrar ese afecto que buscas en muchos, que hoy como vos andan buscándolo, por favor no busques en el lugar equivocado.

 

No te olvides de compartir y comentar en tus redes sociales!

 

Bendiciones!!!